Anginas y Dolor de Garganta


La anginas o faringoamigdalitis producen una sensación desagradable al tragar produciendo a su vez molestias en el cuello y dolor de garganta. Es una enfermedad muy frecuente que viene acompañada casi siempre de dolor y fiebre, y si bien, nuestro objetivo principal es que desaparezcan estos síntomas, a nivel médico lo más prioritario es comprobar mediante el diagnóstico si el responsable de las mismas es un estreptococo o no.

Las anginas son producidas por varios microorganismos y puede tener origen vírico o bacteriano, por lo que el tratamiento va a ser totalmente diferente para ambos casos.

Mientras las faringoamigdalitis producidas por virus no van a ser tratadas (pero sí controladas), las bacterianas necesitarán tratamiento con antibióticos para acortar el tiempo de evolución, reducir la sintomatología y prevenir de futuras complicaciones.

Cuando el diagnóstico da positivo para estreptococo, aumenta el riesgo de lesiones que van más allá de la zona, sino que puede afectar a riñones y corazón, por lo que su tratamiento será obligatorio con el fin de erradicarlo por completo.

Generalmente, se utilizan derivados de penicilina o familias que cubran el mismo espectro (amoxicilina, amoxicilina y ácido clavulánico, clindamicina, eritromicina). Mientras que para el origen vírico, se suelen utilizar medicamentos que alivien los síntomas y que incorporan habitualmente algún tipo de anestésico local, analgésico simple, antiinflamatorios o algún producto natural o incluso homeopático.

Pero, ¿cómo detectar si el origen es estreptocócico?

A simple vista, estos son algunos signos y síntomas que pueden delatar un origen bacteriano (estreptococo beta hemolítico) aunque no aseguran el 100% de su identificación. Para ello, deberían emplearse otro tipo de analíticas más avanzadas.

  • Inicio de brusco de las molestias y la inflamación
  • Edad (los niños son los más propensos)
  • Ausencia de tos
  • Fiebre alta
  • Ganglios agrandados en el cuello (con exudado purulento)
  • No evoluciona correctamente en un período corto de tiempo (24-48h)
  • Dificultad respiratoria
  • Anorexia y malestar general
  • Dolor de garganta supera los 3-4 días

Hay que estar muy seguro de diferencias los 2 tipos de orígenes ante una patología tan común, pues la tendencia a administrar antibióticos a la mínima de cambio es perjudicial para nuestras defensas ya que damos paso a que se creen resistencias innecesarias cuando se tengan otras enfermedades.

amigdalitis

Por eso, ante una faringitis, un examen físico no es suficiente y hay que descartar lo siguiente:

  • Faringoamigdalitis estreptocócica
  • Faringoamigdalitis con otro origen bacteirano
  • Faringoamigdalitis vírica
  • Mononucleosis infecciosa
  • Epiglotitis aguda
  • Otras infecciones respiratorias

En caso de faringoamigdalitis de origen vírico, los signos y síntomas más frecuentes son:

  • Edad (personas a partir de 35 años reducen el riesgo de padecer las anginas de origen estreptocócico).
  • Ausencia de fiebre
  • Tos
  • Úlceras o lesiones orales (no hay exudado purulento)
  • Disfonía
  • Puede aparecer también conjuntivitis y/o diarrea

¿Cómo diganosticar correctamente la faringoamigdalitis?

  • Primero, exploración física
  • Test de Antígenos (más específico)
  • Cultivo para detectar estreptococo en las amígdalas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.