Diarrea del Viajero


Diarrea del ViajeroEl cambio de dieta y del tipo de agua son la causa más general de la diarrea del viajero. Existen otras causas que pueden originar una  diarrea invasiva a la persona y que están producidas por bacterias. A pesar, de que su diferenciación debe realizarse mediante un análisis clínico, si que es cierto que las bacterianas (mucho más graves y que puede poner en peligro la vida del ciajero) se caracterizan por un acompañamiento de escalofríos y fiebre, además de presencia de mucosidad o sangre en las heces. Esto NO sucede en la diarrea del viajero, y por lo tanto, no se utilizan antibióticos para tratarlas, sino que se recurre a agentes antidiarreicos.

En resumen, pueden existir 2 tipos de diarrea:

  • Diarrea Leve (según el caso, puede ser tratada con antidiarreicos): Puede ser aguda, como la diarrea del viajero o por una enteritis estafilocócica. Las diarreas crónicas pero no graves suelen ser enfermedades como el síndrome del colón irritable, giardiasis o que, simplemente, la persona no se adapte al cambio producido en el agua o los alimentos.
  • Diarrea grave (no se administrarán antidiarreicos ya que puede enmascarar la enfermedad): También se distingue una forma aguda e invasiva como es el caso del cólera o la fiebre tifoidea, o bien, crónica y grave como la amebiasis o padecer una inflamación de intestinos.

La diarrea del viajero es como se conoce comúnmente a las gastroenteritis asociadas a la visita de un país extranjero, generalmente de carácter no industrializado con carencias en el sistema de alcantarillado y desinfección de aguas. La causa más común de la diarrea está producida por la Escherichia coli (E.Coli) que habita con normalidad en nuestro instestino grueso. A pesar de que la E.Coli segregue una toxina, la persona desarrolla con el tiempo cierta inmunidad a la cepa en cuestión, por lo que su resistencia aumenta solamente para este tipo sin llegar a producirle ninguna enfermedad.

¿Qué pasa cuando viajamos a otro país u otra zona geográfica alejada de nuestro entorno?

Pues que las cepas de E.Coli son diferentes, y por lo tanto, no hemos desarrollado la resistencia adecuada para este tipo de bacteria y esto provoca la enfermedad. También existen otro tipo de diarreas de origen vírico por lo que la E.Coli no es el causante al 100% de la diarrea del viajero.

La prevención NO es fácil puesto que hay que evitar el contagio y la mayor fuente de infección es el agua. Este agua puede estar infectada incluso en los mejores hoteles de la ciudad. Por eso, hay que evitar algunas cosas que pasan desapercibido durante una estancia de vacaciones:

  • Lavarse los dientes con agua del grifo
  • Cubitos de hielo servidos del grifo
  • Frutas con piel o peladas no desinfectadas
  • Hortalizas de hoja
  • No lavarse las manos antes de comer (esto es obvio en nuestro país, pero no para algunos nativos con los que puede usted mantener contacto según la zona del globo que visite. Algunos cocineros no lo hacen cuando trabajan).
  • Evitar el marisco

¿Qué es lo que SI se puede tomar sin llegar a contagiarse?

  • Botellas de agua desinfectada (comerciales y precintadas)
  • Cerveza
  • Agua carbonatada en botella
  • Refrescos de botella
  • Leche pausterizada
  • Agua Mineral no carbonatada (no es 100% segura)
  • Frutos con piel envasados solamente (en los mercados, riegan con agua la mayoría de éstos)
  • Comidas que requieran agua en su preparación (puede recordarse a cocina de trabajar con agua embotellada).
  • Melones que se modifica su peso a través de la inyección de agua contaminada

Es por ello que si queremos una fruta u hortaliza habrá que lavarlos muy insistentemente y a fondo con yodo o cloro. Posteriormente, se pueden pelar.

Síntomas de la Diarrea del Viajero

Tras el contagio, suele haber un período de incubación comprendido entre las 12h y 48h. Aparece entonces:

  • Malestar abdominal
  • Sonido intestinal
  • Calambres y espasmos de dolor
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea

Esto no sucede todo de golpe, sino que va por etapas. Si hay existencia de fiebre o algún escalofrío, esto será mínimo y en un período corto de tiempo (sino, se sospechará de infecciones invasivas producidas por bacterias más agresivas).

Al principio, la diarrea es explosiva, acuosa y maloliente. No aparece pus ni sangre aunque sí mucosidad dependiendo del nº de deposiciones que pueden variar en la persona. Generalmente, suelen ser de 5 hasta 10 deposiciones al día para los casos más severos. La duración de la diarrea puede ser de 2 a 5 días máximo. Si la diarrea tiene más duración o la persona hace más de 10 deposiciones al día, ésta debe acudir a un médico para que sea revisada.

Tratamiento de la Diarrea del Viajero

A pesar de unos síntomas molestos, el principal objetivo para tratar esta diarrea es sustituir los fluidos y sales del organismo combatiendo la deshidratación de la persona. La observación de la orina es un buen indicador del estado de hidratación de la persona. Si ésta tiene un color anaranjado o tirando a oscura se traduce en una falta de líquidos al cuerpo. La boca seca también es señal de deshidratación.

Para proceder a la rehidratación, tendremos en cuenta varias cosas:

  • Si no disponemos de soluciones comerciales para el tratamiento o del material adecuado, entonces hay que recurrir a un remedio clásico como son los caldos, sopas y los zumos de frutas (mucho cuidado con el origen del agua)
  • Emplear soluciones hidratantes comerciales ya preparadas
  • Realizar una solución salina e hidratante casera.

La solución casera contendrá 1 litro de agua desinfectada o embotellada libre de cualquier infección y se añadirá:

  • Sal (cloruro sódico): media cucharadita rasa (equivalente a 3,5g)
  • Cloruro potásico: un cuarto de cucharadita rasa (eq. a 1,5g )
  • Bicarbonato sódico: media cucharadita rasa (eq. a 2,5g)
  • Glucosa: seis cucharaditas rasas (eq. a 20g)
  • Azúcar (sacarosa): diez cucharaditas (eq. a 40g)

Si no es posible obtener cloruro potásico o glucosa, que son los elementos menos accesibles, también puede emplearse la siguiente fórmula:

  • Un vaso de zumo de fruta (habitualmente, naranja o melocotón) con media cucharada de miel, media cucharadita de sal. Y luego alternarlo con otro vaso que contiene agua + media cucharadita de bicarbonato.

Las personas que tengan entre 5 o 10 diarreas al día se recomienda una reposición de líquidos que comprenda hasta 3 litros máximo además de su aporte normal de agua.

En cuanto a medicamentos, suelen evitarse los antibióticos y recomendarse aquellos que sólo sirvan para los síntomas como los calambres o molestias intestinales, las náuseas e incluso antidiarreicos como la loperamida cuando las deposiciones sean muy exageradas.

La dieta blanda o la toma de comida en pequeñas porciones durante el día suelen ser lo ideal mientras la persona está convaleciente.

Se desaconseja cualquier tipo de actividad física hasta que los síntomas desaparezcan y la persona esté totalmente recuperada.

Si en su estancia dispone de servicio médico, no dude en ponerse en contacto para que puedan atenderle en la mayor brevedad posible y evitar complicaciones innecesarias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.