Hidrocución – Corte de Digestión


Corte de Digestión - HidrocuciónUno de los peligros del agua y causa frecuente de ahogo es la hidrocución. Este término se conoce popularmente como el corte de digestión y se produce cuando la persona ingiere abundante comida o comida rica en grasas donde el sistema digestivo, al tratarse de una digestión lenta, va a necesitar un gran aporte sanguíneo.

La sangre se desplaza y concentra mayoritariamente en el sistema digestivo, deja deficientes de nutrientes al cerebro, sistema nervioso y a la musculatura, ocasionando una sensación de letargo y lentitud.

Si la persona se introduce de golpe en el agua, realiza algún tipo de actividad de carácter intenso o simplemente tiene un cambio brusco de temperatura, el cuerpo reacciona y va a tener que adaptarse rápidamente y distribuir de nuevo toda esa sangre concentrada por el organismo hacia las zonas que lo requieran.

Esto ocasiona una serie de transtornos, principalmente bajada de tensión, vómitos e incluso una alteración de conciencia o desmayos que, si se producen dentro del agua, entonces ponen en riesgo la propia vida de la persona puesto que puede ahogarse.

10 Pasos para Prevenir los Cortes de Digestión

  • En playas, piscinas, ríos y lugares de ocio donde la temperatura es elevada en época estival, hay que evitar comidas copiosas y/o ricas en grasas.
  • Mantener el cuerpo hidratado constantemente. Beber agua cada cierto tiempo con el fin de equilibrar la temperatura corporal.
  • Ducharse antes de cada baño (si nos preocupa la fotoprotección, entonces adquirir con protector tipo waterproof).
  • Entrar progresivamente en el agua para ir adaptándose a la temperatura.
  • Dentro del agua, evitar la realización de ejercicios intensivos o bruscos después de comer, así como posteriormente estar mucho tiempo tomando el sol.
  • Conocer el fondo del lugar antes de lanzarse al agua.
  • Nadar siempre acompañado y no sobrevalorar nuestras posibilidades.
  • Vigilar constantemente a los niños pequeños (no son responsabilidad de ningún socorrista) o personas que no puedan tener un criterio para realizar una actividad acuática.
  • Incluso con flotador y por temor a un corte de digestión, hay que estar acompañado por otra persona.
  • Localizar siempre el puesto de socorrista más cercano antes de realizar cualquier actividad relacionada con el agua o el mar. Esto puede ahorrar un tiempo valioso ante cualquier situación de riesgo.

Si una persona tiene una hidrocución en el medio acuático…

Ante cualquier duda, como siempre, no hay que hacer nada para no agravar la situación. La operación más importante de todas es activar correctamente la cadena de servicios de rescate y emergencia. Por eso, siempre es recomendable tener grabado en el teléfono los números de urgencias y saber expresarse con claridad. Si el teléfono incorpora una señal de GPS, mucho mejor. Lo más importante en una llamada de socorro es:

  • Identificarse.
  • Describir la localización o puntos de referencia.
  • Explicar lo sucedido si uno ha sido testigo de ello.
  • Describir la situación de la persona herida o con problemas.
Hidrocución - Ahogamiento

En caso de actuar, se deberá sacar a la víctima del agua siempre y cuando no suponga una amenaza para nuestra propia seguridad.

Hay casos en que, debido a las corrientes, la persona puede sufrir un traumatismo al golpearse contra rocas, paredes o muros, por lo que la extracción del agua será más complicada y debe realizarse en bloque, siempre manteniendo firme el eje que conforma la cabeza-cuello-columna.

Pasos básicos de primeros auxilios (una vez la víctima se encuentre fuera del agua):

  • Abrir la vía aérea para comprobar que respira. Si no lo hace, se procederá a las maniobras de respiración artificial.
  • Asímismo, se aplica al RCP ya que dentro del agua es imposible realizarlo. Por lo que la máxima prioridad es que la persona salga del agua lo antes posible y pueda verificarse que realmente se encuentra en una situación de parada cardio-respiratoria.
  • No se debe intentar sacar agua de los pulmones ya que la persona podría vomitar y que el contenido entre en las vías respiratorias, con lo que las tareas de reanimación serán aún más complicadas.
  • Si no hay parada cardio-respiratoria y el ahogado recupera la conciencia, éste debe ser trasladado a un centro médico para pasar a observación. Existen casos en que han aparecido síntomas relacionados con el ahogamiento hasta en un período comprendido entre 48 y 72 horas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *