Pasos previos antes de Preparar un Botiquín de Viaje


Preparar un botiquin de viajeDe cara a las vacaciones no sólo hay que tener listo maletas, coche, billetes o pasaporte. Hay una cosa que suele pasar muy desapercibida por la mayoría de gente a la hora de prevenir o atender cualquier imprevisto que haga referencia a lo más importante: nuestra salud.

En un viaje, nadie puede asegurarnos una seguridad del 100% a no tener ningún accidente o lo que pueda pasar. Por mucho que otros sitios web, revistas o blogs de salud se empeñen en prepararnos el botiquín de viaje, desde botiquin.org se quiere dejar claro una cosa: el botiquín ideal NO existe, puesto que cada persona es diferente y los factores condicionantes a la preparación del mismo difieren en muchos aspectos.

Como se advirtió en anteriores artículos, el botiquín de viaje suele ser una modificación del botiquín básico tomando como base a 6 factores esenciales:

  • Personas que Viajan: Un viaje puede ser individual, en pareja, toda la família o llevar también personas adultas, de edad avanzada o con cualquier patología crónica o que esté incluido en un grupo de riesgo. Este factor determinará la medicación inicial que deberá incluirse en el botiquín y toda la documentación referente al estado médico de la persona, así como cualquier justificante que pueda acreditarlo.
  • Tipo de Viaje: Lo más frecuente es que se realice un viaje de turismo, en rutas establecidas, incluso aunque sea a países extranjeros. Por otro lado, los hay quienes dedican sus vacaciones a deportes de riesgo y expediciones de aventura. En ambos casos, el suelo urbano, la playa y la montaña van a estar muy presentes, y bajo las mismas amenazas potenciales que cualquier parte del mundo. Este factor determinará la especialización del botiquín (tenemos un artículo especial para expediciones profesionales).
  • Lugar de Destino: Sitios de destino que estén próximo o en una misma ciudad con asistencia sanitaria próxima van a ayudarnos a rebajar el número de artículos a incluir en el botiquín. Por el contrario, lugares aislados, tropicales o desérticos van a jugar un papel fundamental en la comunicación y en la atención sanitaria. Este factor es muy importante porque determina conocer previamente los medicamentos comerciales que pueden estar o no disponibles en el país en cuestión, el tipo  de vacunación según las pautas internacionales, y además averiguar las condiciones del seguro de viaje y tipo de cobertura en el lugar para evitar sorpresas posteriores. En muchas ocasiones, se suele solicitar al médico la prescripción firmada de algún principio activo, generalmente un antibiótico con un espectro amplío, para que pueda suplir cualquier urgencia que lo requiera (dolor dental, anginas, heridas leves,…).
  • Tiempo de duración del viaje: Dependiendo del número de personas, se deberá ampliar el botiquín cuanto más largas sean las vacaciones y reducir si solamente van a ser de 4 a 8 días.
  • Condiciones Ambientales: Las variaciones climáticas de los lugares de destino son muy importantes no solamente para el botiquín, sino para la ropa que vayamos a preparar. Las zonas desérticas, secas, con mucha humedad o frías variarán el contenido del botiquín según la necesidad (protectores solares, labiales, hidratación, etc…).

Botiquin para expediciones

MEDICAMENTOS DURANTE EL VIAJE

Si se trata de un viaje en avión en el que hay que recorrer una larga distancia, ello implica más tiempo de vuelo y como consecuencia problemas de circulación en las extremidades inferiores:

  • Medias de Compresión (graduadas)
  • Ácido Acetilsalicílico para prevenir el riesgo de trombosis  y padecer el síndrome de la clase turista.

Si el viaje se realiza en otro tipo de transporte (coche, autocar, tren o barco) entonces lo más frecuente es que se padezca los típicos mareos. Para ello, disponemos de las siguientes soluciones:

  • Meclozina: es el principio activo que se encuentra en gran parte de los chicles antimareo, así como las grageas para tal fin.
  • Dimenhidrato: otro principio activo aún más conocido que el primero. Suele presentarse en chicles, caramelos, ampollas bebiles y grageas.  Cabe decir que al tratarse de un antihistamínico (con propiedades antieméticas y antivertiginosas) puede alterar a la persona con una sensación de letargo o de sueño, por lo que también está disponible asociado a cafeína, que contrarresta este efecto. Si se va a emplear esta medicación no hay que pasar por alto que ésta es fotosensible, o sea, que reacciona con el sol.  Si se viaja, por ejemplo, en un barco es recomendable fotoprotección alta o incluso extrema.
  • Acupuntura: Está demostrada la relación entre el mareo por movimiento y la acupresión de ciertos puntos de la muñeca. Para ello, se comercializan algunos tipos de pulsera antimareo en el mercado.

Si en los casos de mareo, se desea optar por terapias más naturales, se puede usar cápsulas de jengibre, o bien, preparar una infusión de las raíces de la planta y tomarla durante el viaje, en pequeños sorbos y, por supuesto, sin haberse excedido en la dieta.

En homeopatía, las presentaciones más habituales y que se recomiendan para combatir vértigo y mareo son:

  • Nux vomica a dilución baja (recordar que cuanto más elevado es el número, más baja es la dilución).
  • Cocculus
  • Petroleum

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.