Picadura de escorpión, araña o garrapata


Las picaduras de arácnidos, por lo general, producen molestias leves en el caso de arañas no venenosas. En cambio, el escorpión, que vive además de en zonas desérticas en zonas húmedas de España, es más peligroso. Este arácnido sólo atacará en caso de que se sienta amenazado o se le moleste ya que tiene muy desarrollado el sentido de la autoprotección.

Suele ser pequeño y no llegan a los 15cm, pero en su abdomen articulado existen pequeños depósitos que contiene veneno y que inocula a través de un aguijón al final de su cola. Es un animal muy fuerte y resistente, adaptándose a cualquier clima extremo.

arana_venenosa

Su veneno varía según la especie, aunque generalmente dan reacción local o molestias temporales. En algunos países, su veneno puede ser mortal o también puede originar complicaciones graves en bebés y niños.

Suelen picar en pies y manos como una respuesta a alguna reacción (para ellos agresión) por nuestra parte. Lo primero que notaremos será un fuerte dolor, inflamación y enrojecimiento de la zona. Esto es general para escorpiones, arañas y garrapatas.

Prevención y Tratamiento

Para prevenir una picadura de escorpión, una de las recomendaciones más conocidas es la de no mover o levantar piedras de tamaño medio o grande ya que debajo puede estar el arácnido. En zonas donde la presencia de escorpiones sea habitual, entonces antes de ponernos la ropa y vestirnos hay que sacudirla, así como dar la vuelta al calzado para asegurarnos que no está dentro.

Si nos acaba picando, lo primero que debemos hacer es:

  • Limpiar la herida.
  • Desinfectar la herida.
  • Colocar encima hielo recubierto con un pañuelo o compresas frías.
  • La extremidad afectada permanecerá en reposo (la persona también).
  • Observar cualquier cambio en la zona.
  • Dirigirse al servicio médico más cercano.

Para el caso de las arañas, solamente vamos a considerar las especies más peligrosas indicando en qué país o región se encuentra como método orientativo para la prevención ya que su tratamiento es prácticamente el mismo al de las mordeduras de serpientes:

Atrax Robustus – Australia (costa este)
Latrodectus tredecimguttatus o Viuda Negra – Europa (España incluida) – Asia
Latrodectus hasselti – Australia
Latrodectus mactans – Argentina, Chile, México y El Salvador (habita en América generalmente)
Loxosceles laeta – Sudamérica, Centroamérica, Finlandia y Australia
Loxosceles reclusa – América en general
Phoneutria nigriventer – Brasil, Argentina y Uruguay
Phoneutria phera – Perú y Brasil
Sicariidae – Distribución mundial
Theridiidae – Distribución mundial

Las garrapatas también son arácnidos (artrópodos hematófogos), aunque más pequeños que los escorpiones. Su alimento básico lo obtienen de la sangre de los mamíferos incluido el hombre. A diferencia de los insectos, éstas no realizan una picadura transitoria sino que permanecen en la piel del animal que parasitan. Lo más peligroso desde el punto de vista sanitario, es que además de chupar sangre perforan capas de piel e introducen parte de su cuerpo clavado para seguir chupando contínuamente, lo que ocasiona riesgo de infección y de transmisión parasitaria.

Suelen aparecer en los meses de primavera (finales de Abril y Mayo) y las larvas habitan en la hierba que crece, esperando a engancharse a algún animal. Si detectamos que nos ha picado una garrapata, lo más normal es que esté viva y enganchada a nuestra piel en axilas, ingles o pelo que son zonas calientes y húmedas.

Para arrancarla, es conveniente que antes esté muerta. Se suele emplear productos de tipo insecticida o incluso ahogándolas en aceite. Luego, mediante unas pinzas se sujeta bien la parte donde está insertada la cabeza y se estira de un solo bloque para que no se rompa. Inmediatamente, se procede a limpiar y a desinfectar la herida. Así pues este el resumen para el:

Tratamiento de la picadura de garrapata:
Retirada de la garrapata mediante tracción con pinzas finas (evitar el uso de los dedos o un pañuelo)
Si se parte, y queda la cabeza o capítulo donde se encuentran las glándulas salivales, se debe extirpar esa zona con un bisturí con el fin de que en un futuro exista la posibilidad que origine parálisis neurotóxica.
Administración de antibiótico (el de mayor uso suele ser la doxiciclina ya que es primer tratamiento para la Enfermedad de Lyme y la fiebre botonosa).

Exámen Médico

El examen médico dependerá de diversos factores como:

Zona endémica (existencia de cierto tipo de especies de garrapatas que son vectores de bacterias o virus que predominan en la zona)
Sintomatología inicial (procesos febriles, estado general del paciente,…)
Descartar otro tipo de picaduras
Estado inicial de la persona (si sufría alguna patología, tomaba medicación,…)
Por ejemplo, en los Estados Unidos y otras zonas del continente americano podemos encontrarnos con la fiebre de las Montañas Rocosas producida por la picadura de garrapatas que transmiten una bacteria, la Rickettsia rickettsii. El período de incubación es de 3 a 15 días y viene acompañado con:

[infobox style=”alert-green”]

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Dolor muscular
  • Sensibilidad de los ojos a la luz
  • Confusión mental

[/infobox]

Al 6º día de incubación también aparece una erupción general que enrojece la piel, sobreotodo en palmas de manos y de los pies que constituyen pequeñas hemorragias. La persona debe tratarse inmediatamente ya que la infección es grave, pudiendo causar la muerte.
El tratamiento recomendado en la bibliografía es variado, aunque generalmente se administran antibióticos o cloranfenicol durante el proceso febril.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *